La campaña de micromecenazgo le hace ganar popularidad a Indica Sur SL

La empresa Indica Sur SL, propiedad del empresario sevillano José Antonio de la Huerta está demostrando que el Cannabis Sativa L tiene múltiples virtudes, tanto desde el punto de vista industrial como ecológico.

Su campaña de micromecenazgo ha conseguido aportarle la popularidad necesaria para ayudar a desarrollar y difundir los beneficios proporcionados por la industria del cannabis. “Obtenemos tres productos. La flor que tiene uso medicinal y también para la fermentación de cerveza y la elaboración de infusiones. El grano utilizado para producir aceite, lácteos y frutos secos. Y por último la paja, cuya fibra es usada para fabricar textiles y cuerdas”, explica José Antonio acerca de los beneficios generados del cultivo del cannabis en un vídeo publicado en la página web dedicada a la recaudación de fondos Okpal.

La historia del crecimiento de José Antonio de la Huerta

José Antonio de la Huerta comenzó a estudiar sobre el cannabis con 14 años. Posteriormente, en 2013 inició el cultivo de 1 hectárea ubicada en la comarca andaluza La Vega del Guadalquivir. Dos años más tarde, en 2015, fundó Indica Sur SL. El año siguiente el empresario andaluz se colegió en el College Cannabis de Ámsterdam y creó los Laboratorios Sativa Farma SL para continuar con la investigación de las aplicaciones farmacológicas de los derivados de dicha planta.

Como estudioso del cannabis, José Antonio de la Huerta expone que además de los más que conocidos usos farmacológicos, el cultivo de cannabis mejora las condiciones de agua, aire y suelo donde es sembrada. De este modo aumenta la biodiversidad de la zona y los productos obtenidos pueden llegar a sustituir a las materias primas de otras industrias que son muy contaminantes.

Dificultades

Hasta el año 2019, Indica Sur SL gestionaba unas 100 hectáreas de cultivo de cannabis. No obstante, a consecuencia de la pandemia de la COVID-19 se han visto obligados a cerrar la consultoría y la venta de suministros. Asimismo, han optado por el método de teletrabajo y han realizado una reestructuración de la empresa con propósito de conseguir un despegue de sus actividades para el año 2022.

La gran dificultad de volver a reimpulsar sus cultivos debido a la ausencia de recursos económicos y la desinformación sobre el cannabis son los principales argumentos que expone José Antonio para justificar la recaudación de fondos en el portal Okpal.

“Un grave problema son las connotaciones negativas que tiene el cannabis. Esto hace que el esfuerzo de difusión tenga que ser mucho mayor para lograr el apoyo económico del público”. Así lo justifica el empresario y agrega el factor económico: “Hay una carencia de ayudas públicas y subvenciones para su cultivo”.

Ante ello, su campaña de micromecenazgo trata de ganar cada vez más simpatizantes que apuesten por el proyecto y ayudas económicas que lo hagan viable en los tiempos que corren.

Relacionados

Emma, el nuevo Asistente de Salud Digital creado por Allianz Partners

Allianz Partners lanza una nueva oferta en salud digital que permite responder de forma integral…

El parking en Madrid ahorra de media 40 minutos de búsqueda de aparcamiento en la calle, según Parkimeter

Un estudio elaborado por Parkimeter (https://parkimeter.com/), la plataforma española de gestión de reservas en aparcamientos,…

Convivir con un adolescente da 10 reglas de oro para este verano

En esta etapa los padres tienen dos preocupaciones clave: tener una buena convivencia en familia…

T-Systems lanza la primera solución de monitorización y medición de cumplimiento de ODS del mercado

T-Systems, filial de servicios tecnológicos del grupo Deutsche Telekom, ha presentado Syrah Sostenibilidad (Syrah), la…

Elena Kralovna imparte un curso online completo de Tarot

Con una experiencia de más de 10 como tarotista profesional y profesora de Tarot, Elena…

The Valley y Turium crean un programa formativo pionero en liderazgo turístico

El sector se enfrenta a un paradigma completamente diferente al pre-Covid, en el que la…